26 de febrero de 2014

Sierra de la Pedrera


Excursión por la Sierra de la Pedrera, iniciando el recorrido, con mañana agradable, buena temperatura y apenas viento. en el paraje denominado Rincón de la Matanza. Esta sierra tiene un marcado interés medioambiental, geológico e histórico, con numerosos yacimientos prehistóricos en todo su entorno geográfico.

Jumilla 23-02-2014 y 19-10-14 (Programa Naturaleza Abierta ANIDA).




Petroglifo del Rincón de la Matanza, los grabados rupestres están formados por una pequeña cruz y dos piletas grabadas en roca, posiblemente relacionados históricamente con la captación de agua para el ganado. 

Cucos situado en el Rincón de la Matanza, está bien cuidado y quizás se siga utilizando como refugio y almacén de utensilios.

Cerrico Redondo, un poblado del bronce, en superficie aparecen fósiles y fragmentos de cerámica. 

Pino carrasco de unos 20 metros de altura y un tronco de más de un metro de diámetro.



La solana de la Sierra de la Pedrera, formada por biocalcarenitas del mioceno medio-superior, está plagada de abrigos rupestres que recuerdan el paisaje del Monte Arabí. En el Museo de Ciencias Naturales de Jumilla se exponen algunos ejemplares de este paraje, como corales coloniales, grandes ostreidos y ejemplares en muy buen estado de conservación de Clypeaster.



Punto geodésico de “Canteras”




Cantera Histórica de Santiago, se observan los bancos o líneas dibujadas en la piedra tras extraer la roca por medio de picos y cuñas. Esta cantera, abandonada en la actualidad, fue explotada entre los siglos XV al XVI, de de ella se extrajeron los sillares de piedra para la edificación de la Iglesia de Santiago (Jumilla). Merece la pena visitar el gran abrigo contiguo a la cantera, el viento y el agua han moldeado caprichosamente esta cueva.






 Pinturas rupestres de la Sierra de la Pedrera (B.I.C.), situadas en el Abrigo de las Hernández. La estación rupestre de Arte Esquemático está fechada entre el IV y el III milenio a. C. -finales del Neolítico y periodo Calcolítico-, donde se observan a duras penas cuatro cabras, un caudrúpedo sin identificar, figuras humanas y otros signos

Calzada histórica de carros, donde se conservan todavía las rodaduras llamadas “carriladas” sobre la roca arenisca, que permitieron en el pasado, entre los siglos XV y XIX, el comercio del esparto y piedras desde las canteras circundantes, es el llamado “Camino Viejo de Ontur”. El camino sigue el trazado de una antigua ruta ganadera cuya antigüedad se remonta, posiblemente, a la Edad del Bronce (1.800 a. C.). Junto a este camino se encuentran los grabados rupestres o petroglifos de La Pedrera (B.I.C.), un conjunto de cazoletas y canalillos adscritos al bronce pleno.



Distribución de cazoletas en el TM de Jumilla (círculos) y su vinculación a cañadas pecuarias (líneas), poblados del bronce (puntos oscuros) y arte rupestre (puntos grises).



No hay comentarios:

Publicar un comentario